Rusia se ha opuesto a la adopción por parte del Consejo de Seguridad de la ONU de una declaración, propuesta por Francia, que pide el cese de las hostilidades y el respeto del derecho internacional humanitario en el noroeste de Siria.