La decisión es una respuesta a la misma medida adoptada por parte del Gobierno alemán, que despidió a dos funcionarios rusos luego del asesinato de un ciudadano georgiano en Berlín.