Rusia-321x214Un total de 450 empleos no pueden ser desarrollados por mujeres en Rusia independientemente de su edad, estado civil, la capacidad o el deseo de tener hijos. Esta normativa que afecta a numerosas mujeres, entre ellas, Svetlana Medvedeva, a la que se le ha denegado un empleo como timonel en una embarcación en base a que ese empleo figuraba en un listado de trabajos prohibidos para las mujeres en Rusia.

Medvedeva fue seleccionada como oficial de navegación por una compañía privada pero posteriormente se le denegó el empleo en virtud de la legislación vigente. Tras perder un proceso de apelación ante la justicia rusa, Medvedeva planteó el caso a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (CEDAW) que lo ha identificado como una discriminación en base a género.

Al analizar la queja presentada por Svetlana Medvedeva, los expertos de la CEDAW señalaron que la legislación rusa “refleja persistentes estereotipos que conciernen a los roles y responsabilidades de las mujeres y hombres en el ámbito familiar, y que tienen el efecto de perpetuar el papel tradicional de la mujer como madre y esposa, socavando su estatus social y sus perspectivas educativas y profesionales”. Además, reiteraron un llamamiento a Rusia con el fin de que modificase la legislación, que considera a más de 450 trabajos como demasiado arduos, peligrosos o dañinos para la salud reproductiva de la mujer.

El grupo de expertos recordó a Rusia que, como Estado Parte de la Convención para la Eliminación de la Discriminación contra las Mujeres, ha de crear entornos laborales seguros en todas sus áreas más que impedir emplear a mujeres en ciertos sectores, y ha de dar la misma protección a la salud reproductiva tanto de hombres como mujeres.

Además, los miembros de la CEDAW consideraron en su veredicto que la prohibición constituye una violación de sus derechos a disfrutar de las mismas oportunidades de trabajo que los hombres y de poder elegir libremente su profesión y empleo.