Foto: ONU/Rick Bajornas

Foto: ONU/Rick Bajornas

Al concluir la tercera reunión que han sostenido en los últimos días, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, y el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, informaron de la convocatoria de una reunión entre representantes de sus respectivos ejércitos para evitar que ocurran incidentes no intencionados en la ejecución de operaciones aéreas contra posiciones del grupo fundamentalista ISIS en Siria. Tanto Lavrov como Kerry describieron la reunión como constructiva.

Lavrov explicó que tanto Washington como Moscú desean ver una Siria unida, democrática y laica, aunque aceptaron que persisten diferencias sobre cómo alcanzar ese objetivo. “Pero hemos acordado la adopción de otras medidas que vamos a ejecutar muy pronto junto a otros países y la ONU para crear las condiciones que conduzcan a opciones para promover el proceso político”, dijo Lavrov.

El secretario estadounidense señaló que aunque reiteró a su contraparte las preocupaciones sobre la naturaleza de las incursiones aéreas rusas en Siria, ambos coincidieron en la necesidad imperiosa de una reunión entre sus militares. “También convinimos que es imprescindible encontrar una solución al conflicto sirio y evitar que escale más o que se intensifique por fuerzas que no están bajo el control de nadie”, dijo Kerry.

Finalmente, el responsable de la diplomacia estadounidense señaló que aunque no hay una decisión sobre las opciones principales para alcanzar esa solución política, ambos esbozaron pasos que pueden avanzar en la dirección apropiada, y que sus capitales explorarán con urgencia.