Este viernes, 10 de julio, finalizan los cinco primeros cursos online organizados por AMFAR a través del programa “Atención a mujeres rurales con necesidades educativas o de inserción laboral”, en los que participan un total de 265 alumnas.

La presidenta de AMFAR, Lola Merino, ha querido destacar la juventud del alumnado, ya que el 46% es menor de 40 años, y otro 32% tiene entre 41 y 50 años de edad “lo que pone de manifiesto la utilidad de llevar la formación online a las zonas rurales y evitar el éxodo de nuestros jóvenes hacia núcleos mayores de población en busca de formación y nuevas oportunidades de enseñanza”.

La dirigente de AMFAR incide en que los jóvenes del medio rural, en ocasiones, se ven “obligados” a abandonar sus territorios para dar respuesta a sus necesidades formativas. Un grave desequilibrio al que AMFAR está dando respuesta gracias a la formación online que imparte que comenzó el pasado mes de mayo.

Profundizando en el perfil de las alumnas, Merino ha recalcado que el 100% de las 265 beneficiarias son mujeres rurales, y que el 90 por ciento de ellas se encuentran en situación de desempleo.

Por su lugar de residencia, las alumnas proceden de diez comunidades autónomas. Destaca la participación de Castilla-La Mancha, con un 52% del total, seguido de Andalucía con un 20%. Por otra parte destacan, Aragón y Castilla y León con un 8,6% y un 5,6% respectivamente, Extremadura y Comunidad Valenciana con casi un 5% cada una, y otras como Asturias, Galicia, País Vasco y Madrid con porcentajes más pequeños.

Los diez cursos que se imparten estos días abordan Comercio Electrónico, Turismo Rural, Restauración de Muebles, Prevención de Riesgos Laborales en el sector agrario y Monitor Guía de la Naturaleza, en un primer bloque, y Atención Sociosanitaria para personas dependientes; Dietética, nutrición y calidad alimentaria; Gestión empresarial, marketing y finanzas en el mundo rural; Informática, internet y redes sociales en un segundo y último bloque.

AMFAR recuerda que ha potenciado las herramientas y la formación online para seguir ofreciendo los mismos servicios a sus afiliadas, manteniendo la comunicación con las mujeres rurales adaptándose a la actual situación de alerta sanitaria, y que ha reconvertido los servicios presenciales que antes ofertaba a sus afiliadas, reforzando las actividades virtuales.

Este proyecto cuenta con la financiación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.