Ruanda conmemora este fin de semana el 25º aniversario del genocidio tutsis. Del 7 de abril al 17 de julio de 1994, 800.000 tutsis y hutus “

– La noche del 6 de abril de 1994, el avión que transportaba a los Presidentes de Ruanda y Burundi fue destruido por un misil cuyo origen todavía se está discutiendo. Este asesinato fue la señal de la masacre, que fue ampliamente denunciada en semanas anteriores por extremistas hutus.

El acuerdo de paz de Arusha, firmado en agosto de 1993 entre los rebeldes tutsi del Frente Patriótico Ruandés (FPR) y los hutus moderados, tuvo dificultades para ser aplicado. La tensión aumentó hasta el punto de llegar a lo irreparable. El presidente Juvenal Habyarimana fue asesinado el 6 de abril. Le siguió el primer ministro Agathe Uwilingiyimana, otro hutu moderado, que fue eliminado en las primeras horas del genocidio.

Desde entonces, el FPR tomó el poder, y Ruanda fue firmemente dirigida por Paul Kagame desde el año 2000. Para hacer justicia, las nuevas autoridades se apoyaron en las gacacas, el sistema tradicional de justicia de las aldeas, para juzgar a los actores secundarios de los asesinatos. Estas reuniones públicas en todo el país nos permitieron hacer un trabajo de recordación y establecer las responsabilidades de cada uno.

El genocidio de Ruanda no se puede limitar a los tres meses más dramáticos del genocidio.  Hay heridas que pertenecen a un tiempo anterior, así como hay heridas que aparecieron en la medida en que la verdad iba siendo descubierta por las víctimas y se hacía luz sobre lo que realmente les ocurrió a sus familiares.

Hoy en día, la sociedad ruandesa es joven: el 60% de la población tiene menos de 25 años de edad y, por lo tanto, no ha sufrido genocidio. Pero esto no es sinónimo de olvido o reconciliación entre las dos comunidades tutsis y hutus.