El presidente de Irán, Hassan Rohaní enfría la posibilidad abierta en el G7, y anunciada el lunes, de una reunión con Trump para rebajar las tensiones entre ambos países y tratar sobre el pacto nuclear firmado con las potencias internacionales en 2015, del que Washnington se retiró en mayo de 2018. 

Rohaní indicó que en principio estaría dispuesto a sostener una reunión, pero antes deben eliminarse las medidas punitivas aplicadas por Washington contra su país. En este contexto, pidió a Estados Unidos “dar el primer paso levantando todas las sanciones”.

Rohaní ha reiterado que Irán no quiere armas nucleares pero que, a la vista de la retirada de EE.UU. del pacto y de las sanciones, su país continuará reduciendo los compromisos sobre su programa nuclear, como ya ha hecho al superar el límite de producción de uranio enriquecido.