Es el tercer miembro del gabinete en tomar esta decisión tras la mortífera explosión del puerto de Beirut.