Reducirá sus capacidades de producción: de cuatro millones de vehículos en 2019 a 3,3 millones en el horizonte de 2024

Groupe Renault ha presentado este viernes su plan de transformación, que tiene como objetivo lograr ahorros de más de 2.000 millones de euros en tres años y sentar las bases “para una nueva competitividad”.

Entre las medidas que llevará a cabo, ha anunciado un “ajuste de la fuerza laboral” basado en “aplicará “medidas de reconversión, de movilidad interna y de salidas voluntarias”. Este proceso se extendería a lo largo de tres años y abarcaría casi 4.600 puestos en Francia, a lo que se sumaría la reducción de más de 10.000 otros puestos en el resto del mundo.

La compañía señala “se compromete a garantizar” que este ajuste de plantilla “se lleve a cabo a través de un diálogo ejemplar con los interlocutores sociales y las autoridades locales”.

“Las dificultades encontradas por el Grupo, la gran crisis que enfrenta la industria automotriz y la urgencia de la transición ecológica son imperativos que impulsan a la compañía a acelerar su transformación”, explican desde la compañía.

Además, Renault reducirá sus capacidades de producción de cuatro millones de vehículos en 2019 a 3,3 millones para 2024, y suspenderá sus proyectos de aumento de capacidad planificados en Marruecos y Rumanía.

En Francia, aunque tampoco habrá cierre de factorías de forma inmediata, la compañía estudia el futuro de varias de ellas