El primer ministro británico Boris Johnson está contemplando la posibilidad de aplicar un segundo confinamiento nacional, mientras la aceleración del brote de coronavirus amenaza con destruir cualquier intento de recuperación económica y devolver a millones de personas al aislamiento.