Reino UnidoDiez años después, el Reino Unido recuerda a las víctimas de los atentados del 7-J en Londres. El primer ministro David Cameron y el alcalde de la capital, Boris Johnson, han protagonizado un solemne homenaje en el céntrico Hyde Park, en el que visitaron el monumento que allí rinde tributo a los fallecidos y realizaron un minuto de silencio.

Ambos políticos coinciden en que los ataques no cumplieron su objetivo y que la ciudad y sus habitantes salieron de ellos con la intención de afrontar el futuro más unidos.

En total 52 personas perdieron la vida con la explosión de cuatro bombas, tres en el metro, casi de forma simultánea. Otra una hora después en un autobús.

Los responsables de los atentados que sacudieron Londres el 7 de julio de 2005 fueron cuatro terroristas, de entre 30 y 18 años, inspirados por Al Qaeda. Fue los primeros ataques suicidas de la historia de este tipo en Europa Occidental.