Cuarentena obligatoria de 14 días para todas las personas que lleguen al país. La medida, para evitar los casos importados de coronavirus, es más estricta que la que se exige a los propios enfermos de COVID-19, que solo tienen que respetar 7 días de aislamiento.

Gran malestar del sector aéreo y turístico; varias aerolíneas han emprendido medidas legales contra el gobierno de Boris Johnson, pues consideran que el efecto será “devastador sobre la industria del turismo y destruirá miles de puestos de trabajo en esta crisis sin precedentes”.