A pesar del nuevo brote, está previsto relajar muchas restricciones en toda Inglaterra a partir del sábado para reactivar la economía.