La última cita de los Diálogos OECA pone en valor la labor que realiza ACNUR

El Observatorio Empresarial para la Consecución de la Agenda 2030 (OECA), promovido por CEA con la colaboración de Unicaja Banco, ha desarrollado su último debate virtual, en el marco de los Diálogos OECA, bajo el título ‘ACNUR: Refugiados no son números, son personas’, con la participación de José María Gil-Robles, presidente del Comité español de ACNUR; Enrique Yeves, director del Instituto de Estudios de Naciones Unidas, y el director de OECA, Manuel Bellido, organizador y moderador del debate.

José María Gil-Robles, que recordó que ACNUR “es una de las pocas cosas positivas que surgen de la Segunda Guerra Mundial”, especificó que la labor del organismo “es la de tratar de prestar protección y apoyo a los refugiados”, y apuntó: “Deberíamos echar la vista atrás y darnos cuenta de que todos, en algún momento de la historia, hemos sido refugiados”.

Además, aprovechó la ocasión para explicar la diferencia entre desplazado y refugiado: “La huida es la misma, las razones las mismas, pero la diferencia es si te ves obligado a cruzar las fronteras de tu país”.

oeca acnurEl presidente del Comité español de ACNUR, que calificó la situación como “desastrosa”, indicó que “tenemos casi 80 millones de personas en el mundo que se han visto obligados a huir de sus hogares, una de cada 100 personas”, y avanzó un factor, el cambio climático, “que va a hacer que el número de personas que se ven forzadas a abandonar sus hogares no deje de crecer”.

Sobre la problemática que encuentran los refugiados, José María destacó que, lo primero a lo que se enfrentan “es salir de donde están y, lo segundo, es qué hacer con su vida. Todos se van con la esperanza de poder volver a sus hogares; en ocasiones es posible, en ocasiones pasan años”, apuntando que, pese a la creencia, “hay gente con una gran preparación y que, a pesar de sus dificultades iniciales con el idioma -que les duran muy poco tiempo-, es gente culta”.

José María reveló que “hay pocos países que estén dispuestos a aceptar a refugiados para que desarrollen su vida normal”, siendo Turquía, Colombia, Paquistán o Alemania aquellos que más acogen. “A todos los países les preocupa que abrir las puertas a refugiados provoque reacciones políticas o no reacciones deseables”, lamenta, añadiendo que, para que Europa y otras zonas del primer mundo abran “de verdad” las puertas a los refugiados “hace falta un ejercicio de comunicación a sus poblaciones sobre cuál es su problemática que no se está haciendo”.

Sin embargo, el presidente del Comité español de ACNUR quiso reconocer que “aunque las cosas no progresan al ritmo que nos gustaría, progresan. Hay motivos para ser optimistas”.

En este sentido, quiso realzar que, en España, “podemos sentirnos extraordinariamente orgullosos de que somos un país extraordinariamente solidario; las contribuciones del comité español de ACNUR son considerables”. Así, especificó que “las formas habituales de colaborar con ACNUR son hacerte socio; hacer aportaciones; participar en un programa de voluntariado y, también, aportaciones de parte de herencias”.

oeca enrique 7“En España tratamos de sensibilizar a la población española y conseguir aportaciones para que ACNUR pueda seguir adelante”, explicó, apostillando que “vamos progresivamente incrementando la colaboración por parte de la empresa privada, que cuenta con muchas formar de ayudarnos”.

Además, quiso incidir en que una de las “obsesiones” que tiene el Comité español de ACNUR es su “reputación”, marcada por la “austeridad y la transparencia. Mandamos a Ginebra más del 90% de lo que conseguimos, de cada 10 euros, nueve van para los refugiados”, aclaró, añadiendo: “Sigamos así, todo ese dinero salva vidas”.

Por su parte, Enrique Yeves, director del Instituto de Estudios de Naciones Unidas, destacó que ACNUR “es una de las agencias que está tomando un gran liderazgo en muchos temas”, especificando que el organismo trabaja “para que esos refugiados tengan la protección del derecho que les ampara”, aunque lamentó: “Que existan refugiados es un fracaso colectivo”.

Yeves aseveró que, en general, el tratamiento a las crisis de refugiados que han hecho los países “es tratar de que no lleguen a tu país”, ofreciendo datos reveladores: “En Europa, la media de los compromisos que se atienden es en torno al 33% y la realidad es que, de cada 100 personas que piden un estatuto de refugiado, en España se le da a un 5%”.

El director del Instituto de Estudios de Naciones Unidas, que lamentó la situación que han vivido los refugiados durante la pandemia -“en el punto álgido, 168 países cerraron total o parcialmente sus fronteras”-, abogó por la importancia de que “no veamos el tema de los refugiados como algo lejano”, e insistió en la necesidad de cada uno de “saber en quién estamos delegando los compromisos políticos a nivel nacional”.

oeca joseComo viene siendo habitual, José María López, director de RSC de Unicaja Banco, se unió a la conversación reconociendo que “nos puede parecer que la cuestión de los refugiados en Europa nos coge algo lejos” y resaltando que “estamos en un momento muy importante de recalibración de roles, y el papel del sector financiero va a ser fundamental”.

Finalmente, Manuel Bellido concluyó el acto avanzando un nuevo encuentro en las próximas semanas y ensalzando la labor que está realizando OECA.