Españoles más concienciados

Está aumentando la enfermedad celíaca en España, actualmente un 1% de la población la padece. Y cada año la cifra aumenta más, alrededor de un 15%. Esto hace que los españoles cada vez estén más concienciados con el tema. Incluso personas que no son celíacas están optando por quitar el gluten de sus dietas para tener una alimentación más sana.

Por eso, el buscador de alquileres vacacionales, Holidu ha elaborado un ranking con los mejores restaurantes para poder ir a comer sin gluten. Junto a el una serie de recomendaciones de bares que dan las mejores opciones sin gluten.

Las ciudad que encabeza el ranking es Granada, líder española. Después en el top 5 le sigue Portugal que domina el ranking de Europa. Y por el otro lado, la peor ciudad es Melilla, con apenas 3 restaurantes que le hace estar al final de la cola del ranking.

Granada, allí se encuentra Hicuri, a medio kilómetro de la Catedral y la Capilla Real. Este restaurante cuenta con un etiquetado de los alimentos. El segundo del ranking es Barcelona, donde se destaca el restaurante Viana, que está cerca del barrio Gótico, a tan solo 300 metros y en el que se puede degustar ceviche de marisco y unas deliciosas patatas bravas entre tantos platos adaptados si lo pides. El tercero en el ranking es la capital Gallega, Santiago. Allí se encuentra el restaurante Sendeiro, a 800 metros de la catedral, donde se puede probar bacalao a la crema o quesos gallegos, entre muchas más opciones sin gluten.

Una de las mejores opciones para regalarse el paladar, según Holidu, sin miedo a las consecuencias, es Hicuri. A medio kilómetro de la Catedral y la Capilla Real,este restaurante cuenta con un menú que está perfectamente etiquetado para que de un vistazo se sepa cuáles son tus opciones. Se puede abrir el apetito con una crema de verduras, un rico gazpacho o incluso unos espaguetis de calabacín con pesto, para luego hincarle el diente a una hamburguesa con pesto para luego hincarle el diente a una ¡hamburguersa sin gluten! o un delicioso pisto con patatas. Para postre se puede pedir nada menos que una ¡tarta de queso sin gluten!, un helado o unas natillas de cacao con leche de coco. Otra buena opción es la Tuttoría, restaurante italiano en el que se puede degustar sus ricas carne como el tradicional rabo de toro o el¡Solomillo al Pedro Ximénez! También se puede probar sus deliciosos risottos: de boletus, de carne o de almejas y calamares. Si aún hay ganas de más… ¡berenjena a la parmesana!
Recomendaciones de Holidu: El segundo en el ranking es Barcelona, de ella se destaca Viana, a tan solo 300 metros del Barrio gótico. Ideal para picar sin alejarse del centro. Se puede abrir el apetito con un sabroso ceviche de marisco y pescado, y un carpaccio de presa ibérica con provolone, opción sin gluten disponible. O si se prefiere se puede elegir también unas patatas bravas. Eso sí, en cualquier caso hay que dejar espacio para sus platos fuertes como son: bacalao en salsa de naranja, cochinillo crujiente o pollo de payés a las hierbas provenzales, que lo adaptan si se pide.

Por otro lado, si se tiene ganas de ser protagonista, el menú se puede dedicar en M2 Gluten Free. ¡Bienvenido al paraíso en Les Corts! porque todo lo que se escoja  hace bien, eso sí cuesta elegir con tanta variedad: pasta carbonara, pad thai, pizzas, hamburguesas, salmón o pulpo al grill poke, bowls…Por supuesto no te faltan opciones para el postre tampoco, entre ellas ¡cheesecake y muerte por chocolate! Ah, y también sirven brunch y hacen zumos frescos.

El tercero en el ranking es Galicia, aquí Holidu recomienda: Sendeiro, a 800 metros de la Catedral, un restaurante de primera categoría con opciones sin gluten más que abundantes. Además se puede abrir el apetito con platos típicos gallegos como el laminado de pulpo á feira, el plato de quesos gallegos o ¡las tradicionales zamburiñas! Luego uno se puede al sabor del mar con un pescado como el bacalao a la crema de coliflor o degustar unas carrilleras de cerdo ibérico. Para ponerle el broche al festín, tienes postres de lo más sofisticados: piña cítrica con espuma de yogur y leche de coco o un 4 texturas (el original lleva 5, pero ésta es la versión adaptada), que conjuga sabores y textura distintas para que te vayas de allí con el mejor sabor de boca. Otra magnífica opción es O Curro da Parra, donde se puede empezar por unas habas con chocos en su tinta, unos berberechos XXL  o unos ¡langostinos pil pil! para continuar con pescados, como la merluza en salsa verde, el bacalao con puré de coliflor o la caldeirada de pinto, carnes como el porco celta con crema de zanahoria o el ¡solomillo de ternera con puré de patatas! Y rematar con postres como el ¡lingote de chocolate negro con helado!

El cuarto en el ranking es Cádiz, donde se encuentra el Bar Nono con un atún fresco a la plancha que se hace la boca agua, calamares rellenos, una deliciosas brochetas de gambas o incluso un pollo al horno. Si no estás dispuesto a renunciar a los fritos, se pueden freír a parte las patatas fritas, para que no haya contaminación cruzada. Luego, en Código de Barra tienen freidoras libres de gluten, solo hay que avisar al camarero, además hay cerveza sin gluten.

Llegando al quinto puesto está Palma de Mallorca, donde se puede disfrutar de una comida bastante sofisticada rica y variada sin gluten, sin tener que complicarte, en Fera Restaurant & Bar lo pone fácil. Aquí se puede comenzar por un california roll de arroz negro con salmón y aguacate, un tartar de ternera Thai o una crema de setas y trufa, seguir con una dorada, un magret de pato o un exótico arroz con champiñones Shimeji y para postre tienes dos opciones: pannacotta de frutos rojos y ¡textura de chocolate! Además la cuidada presentación de los platos es una delicia para la vista. No obstante, si se prefiere algo más económico, se puede encontrar en Primo Taquería, para un festín mexicano. Los tacos están hechos con harina de maíz, así que hay de qué preocuparse: pulled pork, pollo al pastor, pollo frito, ternera, bacalao…lo que pida el cuerpo. Se puede acompañar con patatas fritas caseras, guacamole o ¡una típica mazorca a la brasa!

En el sector lugar está la ciudad de Girona. Con un oasis para los amantes de la cocina de autor, como es Bionbo, donde la gastronomía se transforma en una experiencia única. Tanto es así, ¡que ni si quiera disponen de carta! Se puede optar por un menú diario. O si hay ganas de dejarse sorprender, un menú de 7 platos que son sorpresas y están preparados expresamente por el chef, con 3 primeros platos, 2 segundos platos y dos postres para ponerle la guinda al pastel. Nunca mejor dicho. Solo hay que avisar si es celíaco para que adapten la experiencia culinaria a la persona. Por otro lado, Probocador, es otra opción a tener en cuenta. A 400 metros de la Catedral, sobre todo a tener en cuenta por la noche, ya que se sirven los platos de la carta y entre los postres que se encuentran ensalada de langostinos, o de hummus mejillones a la roca, pulpo a la plancha, rape, merluza, bacalao o magret de pato. Al mediodía el menú cambia completamente. Así que la mejor opción es llamar con antelación para asegurarse el plato que le hace la boca agua.

En el séptimo lugar, la ciudad de Segovia. Restaurante Maribel, a sólo 300 metros del acueducto, pone, literalmente, toda la carne en el asador para que te pongas la botas degustando la comida tradicional segoviana. En la carta se puede ver claramente cómo la mayoría de los platos son aptos para celíacos, y basta con leerla
para que te entre el hambre. Los entrantes conquistan: jamón ibérico de bellota,queso de oveja curado. Y principales no se quedan atrás: revuelto de bacalao con patatas, cochinillo asado de la tierra, chuletitas, solomillo, entrecot, presa, lubina, merluza, rodaballo… y no hay que renunciar a “mojar el plato” ,porque se puede pedir pan para celíacos. Si lo que apetece es una comida elegante, se recomienda  San Antonio del Real, un restaurante situado en un espectacular claustro del siglo XV, con aparcamiento propio y a 5 minutos andando del acueducto. Al menú no le faltan opciones para celíacos: alcachofas salteadas con huevo y foie, risotto cremoso de setas, lomo de atún con patata asada, taco de bacalao, wok de chipirones, cochinillo asado… La mayoría de
los postres se pueden adaptar también para que no quede ganas de dulce: tarta de queso, carpaccio de piña son sólo algunos de los ejemplos.

Toledo, esta en el octavo puesto. Holidu recomienda: En COMES, a escasos 10 metros de la calle más comercial del casco histórico y cerca de los monumentos de la ciudad, se puede comer como un rey sin preocuparte por nada, ya que hay una carta en la que hay muchos platos que se pueden adaptar: hamburguesa de ternera y pollo,
ñoquis con salsa cuatro quesos, bacalao confitado, ciervo a la pimienta… Tampoco faltan postres adaptados, como el helado de vainilla y ¡el brownie de chocolate! También se puede ir allí a desayunar unas tostadas sin gluten con un buen café.  Además, la relación calidad precio es uno de sus puntos fuertes. Otra buena opción es Restaurante el Peñón, donde cuentan con pan y cerveza sin gluten y adaptan los platos para atender a los celíacos. Eso sí, mejor reservar con antelación, porque está siempre lleno.
En el penúltimo puesto está la ciudad de Valencia, recomendaciones de Holidu:
No se puede visitar Valencia sin tomar  una paella como dios manda. En Restaurante Navarro,se puede probar en todas su deliciosas variantes: arroz a  banda, arroz negro con chipirones, paella de marisco, paella valenciana con conejo, arroz meloso. También hay fideuá de marisco. Y, por si fuera poco, se puede acompañar la paella con cerveza y pan sin gluten ¿Qué más se le puede pedir a las vacaciones? Si  apetece algo distinto, en Ahuevo Restaurante hay una carta sin gluten especial  ¿Apetecen unos huevos rotos con jamón? Si no, se puede tomar un huevo campero pochado con velouté de foie gras, una crema de calabaza decacahuete con trufa y huevo de codorniz, un bacalao con graten de patata y almendra, una carrillera  de ternera o un ceviche de corvina con azafrán. Y para postre tienes coulant de chocolate, praliné de avellana y cerezas, crumble de manzana con galleta o una bola helado artesanal.
Llegando al final del ranking, en el puesto número diez en la ciudad de Alicante, está el Bar Manero, especializado en tapas, es el lugar perfecto para picar. Tienes un menú que te indica perfectamente qué alérgenos contiene cada plato y no te faltan las opciones: todo el sabor del mar (mejillones, berberechos, navajas, ostras, almejas, gambas, cangrejo, cigala, caviar, mojama, bonito con tomate…) y de la tierra (platos de embutidos como el jamón o el lomo ibérico, tabla de quesos…) y hasta platos más elaborados como las habitas con jamón ibérico o el pulpo a la gallega. De postre se puede tomar un turrón artesano, una copa de helado o una crema de mango y maracuyá con frutos rojos. Otra opción es el vegetariano Bodhigreen, dónde se puede abrir el apetito mientras se busca cuidarse con unos deliciosos rollatini de calabacín y berenjena con ricotta o unos jumping nachos con jalapeños para después comerte un pad thai o un exótico bol asiático con tofu. De postre hay tarta de chocolate y menta, brownie de chocolate y nueces, tarta de queso o crumble de manzana, entre otros. Se quedan, sorprendentemente, fuera de la clasificación ciudades como Madrid, con apenas 3,08 restaurantes por cada 10.000 habitantes, la capital gastronómica del País Vasco; San Sebastián, con 4,08 o Sevilla, que con 4,80 se queda prácticamente a las puerta
En Europa, Portugal y el Reino Unido dominan el Top 10 europeo, con 4 destinos cada uno. La medalla de oro europea la gana la bella ciudad portuguesa de Gondomar, con 77,6 restaurantes con opciones sin gluten por cada 10 mil habitantes. Segundo lugar para la también portuguesa Matosinhos, con 75,5 y cerramos el podio con otra portuguesa; Cascais (19,8). En cuarto y quinto lugar se posicionan dos ciudades escocesas: York con 17,6 restaurantes cada 10.000 habitantes y Edimburgo (14,5). Para el sexto lugar regresamos de nuevo a Portugal con Funchal (14,3). El séptimo puesto va de para la única ciudad italiana de la clasificación: Florencia (13.1). Octavo puesto para la capital irlandesa, Dublín, con 12,5 restaurantes con opciones sin gluten cada 10.000 habitantes y cierran el Top 10 Norwich dos ciudades del Reino  Unido: Brighton, con 11,7 y Norwich, también con 11,7.

A pesar de este ranking, Holidu reconoce que no se responsabilizan de que en alguno haya alimentos cruzados, por lo que recomiendan que los clientes avisen siempre que son celíacos al camarero para que luego no haya consecuencias desagradables.

El ranking se ha elaborado a partir de datos extraídos de la página web de TripAdvisor en enero de 2019 y considerando todos los establecimientos, ya sean restaurantes, bares, cafeterías, etc. Que ofrecían opciones sin gluten en 337 ciudades europeas. Se han tenido en cuenta sólo las ciudades con más de 30.000 habitantes.
Para más información visite http://www.holidu.es