El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha viajado a Zaragoza para ver sobre el terreno los efectos de las inundaciones ocasionadas por la crecida del rio y reunirse con los alcaldes de los municipios afectados.

060315RajoyEbro5El presidente, en declaraciones a los medios de comunicación, se ha referido al Real Decreto Ley de medidas urgentes para reparar los daños provocados por las inundaciones y otros efectos del temporal que ha azotado a España, aprobado hoy por el Consejo de Ministros. Mariano Rajoy he señalado que la provincia de Zaragoza ha sido afectada con “especial crudeza debido a la crecida del río Ebro que ha alcanzado niveles desconocidos en los últimos 20 años”.

Mariano Rajoy ha reconocido que los daños han sido “cuantiosos” y que aún no hay una estimación definitiva de los mismos porque el Real Decreto Ley establece un plazo de dos meses para que los afectados los declaren y justifiquen. No obstante, ha subrayado que el Gobierno y el Ejecutivo de Aragón han estado coordinados permanentemente para intentar resolver todos los problemas generados por las inundaciones y tomar decisiones.

El presidente ha explicado que el Real Decreto Ley extiende la aplicación de estas iniciativas a otros daños que puedan producirse por posibles temporales hasta el 31 de mayo de este año. También ha asegurado que las medidas se aplicarán a todos los municipios afectados, con cuyos alcaldes se ha reunido para analizar la situación y escuchar sus propuestas.

060315RajoyEbro8

Mariano Rajoy, acompañado por la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi, y el consejero de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transporte, Rafael Fernández de Alarcón, durante su recorrido por las zonas afectadas por el temporal.

Rajoy ha asegurado que “tanto el Gobierno de España como la comunidad autónoma gastarán todo aquello que sea preciso” para que la situación vuelva a la normalidad. El Estado va a aplicar el trámite de urgencia para todos los trabajos de restauración de infraestructuras, ayudará a los distintos municipios y establecerá una serie de beneficios fiscales, laborales y de Seguridad Social, ha dicho.

El presidente ha añadido que hay que reparar los daños “con diligencia y con rapidez”, y que las instituciones públicas cumplirán con su obligación y estarán perfectamente coordinadas: “Seremos rápidos y flexibles a la hora de resolver los graves problemas que se han generado a las personas”.

También ha expresado su solidaridad con los afectados y ha agradecido la labor de las más de mil personas pertenecientes a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y a distintos organismos que se han movilizado para atenderles, con cuyos responsables se ha reunido.