El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se ha reunido este miércoles en La Moncloa con el presidente de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont.

Rajoy-y-PuigdemontRajoy ha reiterado a Carles Puigdemont que “Cataluña es España” y que va a defender esa posición “que es política y que es personal” de la unidad de España, la soberanía nacional y la igualdad de los españoles con independencia de quiénes sean, dónde hayan nacido y dónde vivan. Ha añadido que, en su condición de presidente, su obligación “es cumplir y hacer cumplir la ley porque sin ley no hay democracia”.

El jefe del Ejecutivo en funciones, según ha explicado, ha pedido al presidente de la Generalitat colaboración en el tema de los refugiados, sobre el que se ha debatido en el Congreso de los Diputados y en muchos consejos europeos en los últimos meses.

En relación con este asunto, ha detallado que España recibió el año pasado a 20.000 personas, de las que más de 5.000 eran refugiados sirios que han pedido el derecho de asilo. El Gobierno, ha dicho, se ha comprometido con la Unión Europea a reubicar a 15.868 personas que han entrado por Europa y a reasentar a 1.449 personas que quieren solicitar asilo en la Unión pero que todavía no están en ella.

Rajoy ha informado a Puigdemont de que la Secretaría General de Inmigración y Emigración del Ministerio de Empleo y Seguridad Social será la responsable de coordinar con la Unión Europea, con los países de origen, con las ONG y con las corporaciones locales la llegada de estas personas. Además, ha avanzado que el Consejo de Ministros destinará el próximo viernes ayudas, por importe de 83 millones de euros, para que las ONG puedan desarrollar su labor “con la mayor eficacia posible”.

Otros asuntos tratados han sido los traspasos de competencias pendientes y lo que Puigdemont ha denominado la judicialización de la política. La vicepresidenta del Gobierno y el vicepresidente de la Generalitat se reunirá para tratar con más detalle todos ellos, según han acordado los dos presidentes.