El presidente ruso intenta estabilizar las tensas relaciones debidas a los temas de discordia entre ambos países, desde Venezuela a Irán, pasando por Siria, Ucrania o la cuestión del desarme.