La distribución de las piernas de cerdo comenzó este fin de semana en varias parroquias de Caracas. Se convocó a los interesados a las 3 de la madrugada en los puntos designados, con las personas de la tercera edad siendo forzadas a agradecer a Maduro el reparto de los perniles.

Tal y como anunció Nicolás Maduro en octubre, Rusia ha sustituido a Portugal como suministradora de piernas de cerdo, con el objetivo de garantizar al pueblo venezolano “el alimento que requiere en esta época decembrina”.

El primer lote de pernil, de 2,5 y 3 kilos cada corte, se distribuyó a 10.000 bolívares el kilo (0,22 centavos de dólar). Esto supone un precio mucho más barato que en los supermercados, donde los perniles cuestan 4,44 dólares el kilo. 

La hambruna afecta al 60% de la población venezolana, que se había visto beneficiada por los perniles enviados por Portugal durante los últimos cuatro años. Como no se pagó la deuda de 68 millones de euros que se tenía al respecto con el país luso, se canceló el acuerdo.