El líder norcoreano Kim Jong-un y el presidente ruso, Vladímir Putin, han mantenido este jueves en Vladivostok su primera cumbre bilateral, centrada en la desnuclearización de la península coreana.

Tras una primera reunión de dos horas, Putin ha asegurado que ambos han mantenido una “discusión sustancial” sobre el asunto.  “Hemos hablado, por supuesto, de la situación en la península coreana. Intercambiamos opiniones sobre lo que hay que hacer para que la situación tenga perspectivas de mejora”, ha dicho Putin.

Kim ha usado casi la misma expresión, al calificar las conversaciones como “muy sustanciales”. “Espero que nuestras negociaciones prosigan de la misma forma, de manera útil y constructiva”, ha comentado.

La cumbre de Vladivostok se celebra después del fracaso de la última cita entre Kim y el presidente de EE. UU., Donald Trump, celebrada en febrero pasado en la capital de Vietnam, Hanói.