ACNUR ha puesto en marcha un puente aéreo, en el marco de una operación a gran escala para llevar asistencia a la oleada de refugiados que huyen del norte de Siria hacia Turquía. Un primer avión de ACNUR con ayuda humanitaria ha aterrizado este jueves a las 9:15 (hora local) en la ciudad de Adana, en el sur de Turquía.

 

puente_aereo_acnurHasta el momento, más de 144.000 sirios, kurdos en su mayoría, han buscado refugio en la provincia de Sanilurfa, al sur de Turquía, desde el pasado viernes 19 de septiembre tras de huir del conflicto y del avance del ISIS sobre las ciudades y pueblos cercanos a Kobani (o Ayn al-Arab), en el norte de Siria.

 

Esta llegada repentina y masiva de personas traumatizadas a Turquía se produce en un momento en el que el país ya estaba acogiendo generosamente a más de un millón de sirios. Es absolutamente indispensable que la comunidad internacional apoye a Turquía para dar respuesta ahora a las crecientes necesidades de tantos refugiados, quienes además pronto tendrán que hacer frente al invierno”, ha dicho António Guterres, Alto Comisionado de ACNUR.

 

Al Airbus A310 procedente de Amán le seguirán otros siete vuelos y otros envíos por aire, mar y tierra, con el objetivo de ofrecer materiales de asistencia humanitaria a unos 200.000 refugiados.

 

En total, está previsto que los ocho vuelos –que transportarán entre 35 y 65 toneladas de material cada uno- trasladen 130.000 esteras, 107.500 mantas, 15.000 paquetes de utensilios de cocina, 13.500 lonas de plástico y cinco almacenes prefabricados durante los próximos ocho días.

 

Estos artículos de asistencia humanitaria, que proceden del almacén global y de los regionales, se añaden a los materiales que ACNUR ya tenía preposicionados en Turquía y que ya se están repartiendo entre los refugiados.

 

Además de esta ayuda, ya está de camino un convoy terrestre desde Copenhague y otro envío por mar desde Dubai hasta Mersin, en Turquía, que se espera que lleguen el 11 de octubre. ACNUR también está comprando localmente colchones, artículos de higiene y otros materiales de primera necesidad.

 

En la mañana de hoy jueves, los refugiados seguían huyendo hacia Turquía a través del paso fronterizo de Yumurtalik, a unos 10 kilómetros de Kobani. Unas 1.300 personas cruzaron ayer 24 de septiembre.

 

Se estima que el 80% de los refugiados son mujeres y niños, con un 20% de ancianos o personas discapacitadas. Muchos cuentan haber sido testigos directos de los ataques y atrocidades, mientras que otros han huido de la amenaza del conflicto y la violencia.

 

La ayuda de ACNUR servirá para mejorar las condiciones en los saturados refugios colectivos -incluyendo internados, espacios comunitarios y mezquitas- y será también distribuida a los refugiados que se alojan con comunidades de acogida. Se estima que unos 50.000 refugiados de esta última oleada todavía carecen de un cobijo adecuado.