La repetición electoral apenas ha hecho cambiar el número de escaños socialistas en el Congreso (120, perdiendo tres). Sin embargo, el Partido Popular, liderado de nuevo por Casado, con un tono más moderado, más conciliador, ha conseguido crecer. De lo 66 escaños de abril han pasado a 88, con 22 más, pero lejos de los 100 que algunos sondeos le hacían rozar. La gran sorpresa es sin duda Vox. Los de Abascal han duplicado su resultado y se han convertido en la tercera fuerza política del país con 52 escaños (28 más que en abril).

El otro gran protagonista en el centro derecha, y el líder que más ha sufrido este repetición electoral, ha sido Albert Rivera. Ciudadanos se ha hundido. La debacle naranja se venía anunciando desde las últimas encuestas, pero nada hacía imaginar que bajarían hasta los 10 escaños (47 menos que los que consiguieron la pasada vez).

Volviendo al bloque de la izquierda, tenemos a Unidas Podemos, que también baja. Los de Iglesias se colocan con 33 escaños (sumando a los diputados de En Comú Podem), 7 menos que los 40 de abril.