La empresa pública Grafcan y la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural (ACPMN) han puesto en marcha un proyecto piloto para detectar mediante el uso de Inteligencia Artificial puntos de vertidos sobre el territorio y elaborar con ello un mapa de zonas calientes de residuos incontrolados. El trabajo se ha comenzado por la isla de Gran Canaria y continuará con el resto del Archipiélago de manera paulatina.

Así lo informó hoy la consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto, quien destacó que este proyecto es posible gracias al importante trabajo de I+D+i que viene desarrollando Grafcan y que coloca a esta empresa pública del Gobierno de Canarias en primera línea nacional e internacional en la producción y gestión de información geográfica y territorial.

A comienzos de este año, la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural planteó la posibilidad de hacer uso de un pionero desarrollo tecnológico culminado por Grafcan en 2017, basado en la inteligencia artificial, que permite identificar automáticamente cambios en el territorio a partir de ortofotos.

“Las técnicas que hemos desarrollado en Grafcan suponen una ruptura con lo anterior, en cuanto permiten detectar cambios en grandes extensiones de territorio con unos tiempos de ejecución hasta ahora inimaginables, lo que supone, al mismo tiempo, un importante ahorro de costes”, explicó su director, Juan Manuel Poveda, quien destacó que el Instituto Geográfico Nacional (IGN), el Instituto Cartográfico de Valencia y los Gobiernos de Navarra y del País Vasco han contratado los servicios de Grafcan para analizar a través de este nuevo sistema la evolución de diferentes territorios de la geografía nacional.

Sobre la base de este desarrollo innovador, Grafcan ha trabajado para diseñar y entrenar una red neuronal específica para la detección de vertederos a partir de imágenes aéreas de alta resolución. Los primeros resultados de esta red cifran en más del 95% su tasa de acierto y está siendo aplicada a la elaboración de este proyecto piloto sobre Gran Canaria, que se extenderá al resto de Islas.

Juan Manuel Poveda recordó que, desde el año 2005, Grafcan presta servicio a la Agencia en la elaboración del Mapa de cambios de Canarias, basado en la fotointerpretación de series de imágenes aéreas de años consecutivos, para la investigación de modificaciones producidas en el territorio. “Ese trabajo, siempre se había llevado a cabo íntegramente con medios humanos, pero, en 2017, empezamos a integrar los procesos de inteligencia artificial y deep learning en la generación del Mapa de cambios de Canarias, mejorando así nuestras capacidades de análisis territorial, obteniendo una radiografía de la evolución territorial anual y acortando muy significativamente los tiempos de proceso y, por consiguiente, contribuyendo a reducir el intervalo que transcurre entre la materialización de los cambios y su detección”.

“La posibilidad de procesar y analizar el territorio de forma automática para la búsqueda de cambios presuntamente ilícitos o de vertidos incontrolados supone una aplicación práctica de nuevas tecnologías para la vigilancia y cuidado de nuestro medio ambiente”, destacó Ana Batista, directora de la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural.