Nueva jornada de protestas este domingo contra el presidente Alexandr Lukashenko. Además decenas de personas resultaron heridas en Minsk por las fuerzas antidisturbios que dispersaron a los manifestantes con porras, granadas aturdidoras y gases lacrimógenos.

Las detenciones se registraron principalmente en la capital bielorrusa, pero también en otras grandes ciudades donde decenas de miles de personas piden desde el pasado mes de agosto, cada fin de semana, la dimisión del presidente Lukashenko. El pasado domingo hubo más de un millar de detenidos.

Además, fueron cerradas 14 estaciones del metro de Minsk y los internautas volvieron a denunciar problemas para conectarse a internet, algo habitual en las jornadas de protesta en la capital.

Cientos de personas depositaron flores donde murió el pasado jueves el joven Roman Bondarenko tras ser golpeado por agentes enmascarados de las fuerzas de seguridad. Más de 25 mil personas han sido detenidas desde agosto en Bielorrusia.