Cientos de personas protestaron contra el Gobierno en las calles de Mongolia y exigieron la dimisión del presidente del Parlamento, Miyeegombyn Enkhbold, al que consideran cabecilla de la coalición en el poder.