Wisconsin inicia una investigación criminal después de que este domingo un policía disparara varias veces a la espalda de un hombre negro en la ciudad de Kenosha. La víctima, un padre afroamericano llamado Jacob Blake, fue evacuada en helicóptero a un hospital de Milwaukee y se encuentra en estado grave.

Las imágenes grabadas con un teléfono móvil muestran al hombre dando vueltas alrededor de un vehículo, seguido de dos agentes de policía que sacan sus armas. Uno de ellos abrió fuego cuando parecía que Blake iba a instalarse en el asiento del conductor. Sus tres hijos, sentados en el vehículo, presenciaron la escena. Los agentes involucrados han sido suspendidos.

El suceso ha vuelto a encender las protestas antirracistas; al caer la noche en Wisconsin, un grupo de manifestantes se enfrentó a los antidisturbios. Las autoridades tuvieron que declarar un toque de queda y enviar a un centerar de Guardias Nacionales a calmar las protestas.