Los manifestantes denuncian un ‘golpe de Estado’ y califican a Merino de ‘usurpador’

En Lima y otras ciudades, miles de personas salieron a la calle para clamar contra el Parlamento y contra el nuevo mandatario, al que califican de “usurpador” y “golpista”. En la capital hubo episodios de violencia y enfrentamientos con la Policía.

Piquetes de manifestantes se desplazaron durante todo el día por las calles del centro histórico de la capital peruana, con punto de concentración en la Plaza San Martín, desde donde varias veces intentaron marchar hacia el Palacio de Gobierno y el Palacio Legislativo, por lo que fueron reprimidos por la Policía.

Mientras la calle ardía, el diputado opositor y jefe del Parlamento, Manuel Merino, era investido como presidente de Perú, el tercero en cuatro años. Merino seguirá al frente del Congreso, con lo que, de hecho, quedan unidos el poder ejecutivo y el legislativo. Eso hace temer que decida posponer las elecciones del 11 de abril. En su discurso de investidura, hizo un llamamiento a la calma.