El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto-ley por el que se prorroga el Programa de Recualificación Profesional (PREPARA) de las personas que agoten su protección por desempleo, tal y como anunció ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha explicado que la norma posibilita una prórroga automática del programa por períodos de seis meses cuando la tasa de desempleo, según la Encuesta de Población Activa (EPA), fuera superior al 20%. Los parados de larga duración o con cargas familiares que agoten la prestación o el subsidio por desempleo de nivel contributivo y no tengan otros ingresos percibirán durante seis meses una ayuda de 400 euros mensuales. Dicha cantidad se elevará a 450 euros para los parados con mayores cargas familiares.

Fátima Báñez ha destacado que la medida responde “al compromiso del Gobierno de apoyar a los colectivos más vulnerables en la salida de la crisis”, así como a la situación del mercado de trabajo y de la economía española. Al respecto, ha indicado que 2012 ha sido el segundo peor año de los últimos cinco de recesión, pero el Ejecutivo era consciente de que tenía por delante un año duro y “dijo la verdad desde el primer momento al elaborar el cuadro macroeconómico que acompaña a los Presupuestos Generales del Estado”.

Báñez ha reiterado que el objetivo fundamental de la reforma laboral aprobada el año pasado es frenar la destrucción de empleo para que, cuando el mercado laboral vuelva a crecer, sea más flexible y cree empleo de calidad. En este sentido, ha asegurado que la destrucción de empleo ha pasado del 18% al 13% y se han registrado 400 parados menos al día durante 2012.

La ministra ha resaltado que el trabajo autónomo ha aumentado en 53.300 personas: “Durante toda la crisis, entre 2008 y 2011, se destruyeron 625.000 empleos por cuenta propia. Este año es el primero en el que aumenta el empleo autónomo”. Además, ha indicado que el paro ha bajado en 40.000 personas entre los menores de 25 años, según la EPA.

A juicio de la ministra, lo más importante que ha aportado la reforma laboral en términos de empleo es la flexibilidad, porque los trabajadores y las empresas pueden acordar decisiones para evitar despidos, y eso “está empezando a funcionar”. “El 84% de todas las medidas colectivas son medidas alternativas al despido. Hoy, el despido significa sólo el 16%”, ha añadido.

Las políticas adoptadas por el Gobierno a lo largo del año, según la ministra, están contribuyendo a que “vuelva la confianza a España, el crédito internacional, y que España sea atractiva para nuevas inversiones”.