Alrededor de 80 tumbas de un cementerio judío de Quatzenheim, cerca de Estrasburgo, aparecieron profanadas este martes, en un momento en que se ha producido un aumento de actos antisemitas en Francia que ha generado la condena generalizada de la clase política.