El lunes se reanudaron las conversaciones entre las dos partes para esbozar el futuro del país, tras la destitución, el pasado 11 de abril, de Omar al Bashir. El consejo militar y los representantes de la protesta civil han acordado la estructura del gobierno de transición que conducirá a Sudán hasta las próximas elecciones, que podrían celebrarse dentro de dos o cuatro años. Justo a la misma hora, estallaron los enfrentamientos; según el Consejo Militar,  “Elementos no identificados que querían sabotear las negociaciones entre las dos partes” abrieron fuego frente al cuartel general del ejército sudanés – donde una sentada organizada por los manifestantes lleva más de un mes – matando a un comandante de la policía militar e hiriendo a tres soldados y varios civiles”.

Por otra parte, según una asociación de médicos cercana a la protesta, citada por Le Figaro, noventa personas fueron asesinadas por la policía desde el inicio de las manifestaciones del 19 de diciembre.

Las autoridades sudanesas, sin embargo, informan de un balance de sesenta y cinco muertos.

También ayer, las autoridades judiciales sudanesas acusaron al ex Presidente Omar al Bashir – actualmente detenido en Jartum – de participar e incitar a matar a los manifestantes durante los disturbios que lo llevaron a su expulsión el mes pasado.