El 40% de los casos nuevos de cáncer se dan en población en edad de trabajar

Con motivo del Día Mundial del Cáncer, que cada año tiene lugar el 4 de febrero, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) ha organizado la IX edición del Foro Contra el Cáncer centrándose en el impacto económico y social que la enfermedad genera en las personas con cáncer y en sus familias.

Presidido por Su Majestad la Reina, como Presidenta de Honor con carácter permanente de la AECC y la Fundación Científica AECC, el evento ha contado con la presencia de la directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira; el presidente y CEO de Oliver Wyman Iberia, Pablo Campos y la directora general de la AECC, Noema Paniagua, así como distintos profesionales sanitarios, pacientes y familiares.

Durante esta IX Edición del Foro Contra el Cáncer, celebrado en la Real Fábrica de Tapices de Madrid y conducido por la periodista Cristina Villanueva, se ha puesto de manifiesto, no sólo el impacto económico y social del cáncer, sino la necesidad de buscar una solución que consiga reducir los gastos de la enfermedad.

Su Majestad la Reina, en el momento de su intervención, ha hecho referencia a “lo interesante que es el informe que presenta hoy la Asociación Española Contra el Cáncer. No solo porque da el contexto en general de ese impacto en la sociedad española, sino porque también se refiere a determinadas situaciones. Por ejemplo, qué sucede cuando una persona está en paro, en régimen de autónomo o recibe una renta menor o igual al salario mínimo interprofesional y es diagnosticada de cáncer”.

Tras la presentación del informe realizado por la consultora Oliver Wyman para la AECC “Impacto económico y social del cáncer en España” en el que se estima que el cáncer tiene un coste en España de, al menos, 19.300 millones de euros, se plantea la necesidad urgente de buscar soluciones para reducir los costes que supone la enfermedad y tras los que existen personas.

Pablo Campos, CEO de la consultora Oliver Wyman Iberia, manifestó “que la elevada cifra de coste (19.300 millones de euros) representa un 1,6% del PIB nacional y se divide en tres tipos de costes analizados: directos médicos, que representan el 48% del total, costes directos no médicos, que suponen el 12% y costes indirectos, que ascienden al 40% del total del coste”.

Por su parte, Noema Paniagua explicó que “de los costes globales, el 45% lo soportan las familias por lo que reducir los costes del cáncer reduciría considerablemente el impacto de la enfermedad y la clave está en la prevención y la promoción de la salud”. Otro dato destacado es que el 40% de los casos nuevos son en población en edad laboral y este porcentaje supone el 62% de los costes del cáncer.

También estuvo presente en el acto, María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS.

Partiendo de esta realidad, el Dr. Luis Paz-Ares, oncólogo y presidente del Comité Técnico Nacional de la AECC, Carlos Daniel Casares Díaz, Secretario General de la Federación Española de Municipios y Provincias Españolas (FEMP), José Luis González- Besada Director de Comunicación y Relaciones Institucionales de El Corte Inglés y María Carmen Morillas, miembro de la Junta Directiva de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado (CEAPA), han participado en un diálogo en el que se han planteado si se pueden reducir los costes del cáncer y si la clave para conseguirlo pasa por la prevención y la promoción de la salud.

De estos costes económicos, el 45% del total lo asume las familias españolas. Existen, por tanto, unos datos abrumadores cuantificables a los que hay que añadir otros costes sociales y emocionales que genera el cáncer en quienes lo padecen. Más de 275.000 personas a quienes cada año se les diagnostica algún tipo de tumor y 1,5 millones que se ven afectadas por la enfermedad, tanto pacientes como sus familiares.

El cáncer se posiciona, así, como el mayor problema sociosanitario de España y reducir sus costes económicos significaría, también, reducir muertes y sufrimientos innecesarios.

Así, apostar por la prevención y la promoción de la salud desde distintos ámbitos puede ser una posible respuesta al problema a medio y largo plazo sin olvidar el presente, en el que hay que seguir trabajando por reducir el impacto que esta enfermedad provoca en las personas.

El presidente de la AECC, Ignacio Muñoz Pidal, al final del acto instó a toda la sociedad a que asumiera el compromiso “de reducir los costes del cáncer porque tenemos la obligación de que la siguiente generación vea reducido considerablemente el impacto de la enfermedad. Vamos a evitar costes, pero sobre todo vamos a evitar muertes y sufrimientos incensarios, calculamos que estaríamos en disposición de evitar unas 55.000 muertes cada año

La prevención y la promoción de la salud es la clave

Solo siguiendo hábitos de vida saludables e implementando programas de cribado poblacional en cáncer, se podrían reducir alrededor de 9.000 millones de euros.

Para poder alcanzar esta cifra, ha de producirse un esfuerzo común y desde todos los ámbitos a través del cual se consiga un cambio cultural en España para tomar conciencia de los factores de riesgo de cáncer y facilitar las decisiones individuales en materia de promoción de la salud.

Entendiendo que no es una responsabilidad única del Gobierno, la reducción de costes a través de la prevención ha de asumirse como un compromiso por toda la sociedad en el que intervengan el sector público, el empresarial, el educativo y el propio individuo en última instancia, en la toma final de decisiones.

Así, el Estado, tanto en el ámbito nacional, autonómico y local, comprendería las competencias de:

  • Hacer que se cumplan las leyes que protegen la salud de todos
  • Garantizar la promoción y la protección de la salud como parte de todas las políticas públicas
  • Implantar en todo el territorio los programas de cribado poblacional de cáncer y facilitar y fomentar que la población de riesgo participe en ellos
  • Valorar las evidencias científicas de otros métodos de detección precoz en otros tipos de tumores, como el de pulmón

La Estrategia de Prevención y Promoción de la Salud del Ministerio de Sanidad, tiene una aplicación directa en las ciudades. Carlos Daniel Casares, Secretario General de la Federación Española de Municipios y Provincias señaló que “todo pasa en y por las ciudades y los municipios. En ese sentido, somos claves en aspectos tan vitales, en la lucha contra el cáncer, como la prevención y la concienciación. Trabajamos para que nuestras ciudades sean saludables, sostenibles y seguras y a partir de ahora, además, serán también sociales.”

En cuanto al ámbito educativo, María Carmen Morillas, miembro de la Junta Directiva de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnado (CEAPA), señaló la escuela como entorno promotor de la salud y en ese sentido añadió que “desde la CEAPA actuamos en tres ámbitos para fomentar hábitos saludables para la prevención del cáncer: la formación a las familias, el fomento de una alimentación saludable y sostenible en los centros escolares, donde exigimos “comedores, no comederos”, y, por último, la promoción de la actividad física en familia y la disminución de la contaminación”.

Por parte de las empresas, estas deberían adoptar políticas de prevención y promoción de la salud entre sus trabajadores.

José Luis González- Besada, director de Comunicación y Relaciones Institucionales de El Corte Inglés, impulsando la prevención desde el mundo empresarial, señaló que “en el Corte Inglés tratamos de poner todas las herramientas a nuestro alcance para sensibilizar y concienciar a nuestros empleados, clientes y a la sociedad en general, y con ello ayudar a prevenir en cáncer. Porque creemos que la detección precoz salva vidas y que la prevención es rentable”

Asimismo, en el ámbito individual, las personas deben concienciarse de que adoptar hábitos de vida saludables y tomar algunas decisiones, como dejar de fumar, no beber alcohol y tener un peso adecuado, puede reducir los costes del cáncer. Tomar decisiones saludables debe de venir precedido por un entorno que las facilite. Así, interviniendo en los factores de riesgo se podría disminuir hasta 9.000M€.

  • Tabaco.
    • Causa un tercio de todos los casos de cáncer, hasta 16 tipos distintos.
    • Eliminar el consumo de tabaco en nuestro país ya lograría evitar el 30% de los casos de cáncer. Eso significa un ahorro de alrededor de 5.700 millones de euros.
  • Alcohol.
  • Causa 10% de todos los tipos de cáncer en hombres, 3% de todos los tipos de cáncer en mujeres.
  • Eliminar el consumo de alcohol en España lograría evitar el 7% de los casos de cáncer. Eso equivale a un ahorro aproximado de 1.300 millones de euros.
  • Obesidad.
    • Causa casi el 4% de todos los tipos de cáncer.
    • Disminuir la obesidad a cero en nuestro país lograría evitar casi el 4% de los casos de cáncer. Eso supone una reducción de unos 770 millones de euros.
  • Detección precoz del cáncer, hasta unos 1.000M€

Así, en palabras del Dr. Luis Paz-Ares “la detección precoz del cáncer es fundamental para reducir sufrimiento innecesario por lo que nuestros esfuerzos deben ir encaminados a implantar al 100% los programas de cribado poblacional y concienciar a las personas en edad de riesgo a que participen”