Cada año que comienza viene cargado de esperanza, y 2015 lo hace con fundamento, pues las previsiones apuntan indicios de crecimiento en la actividad económica. Lejos de echar las campanas al vuelo, estos indicadores deben servir para coger aliento y trabajar duro porque aún queda mucho por hacer.

 

Hace poco más de un año, cuando llegué a la Presidencia de la Junta de Andalucía, tomamos varias decisiones trascendentales que están marcando el cambio de ciclo que augura un nuevo tiempo.

 

Una de ellas fue ofrecerle al empresariado una alianza con voluntad de acción y de compromiso para hacer de Andalucía una tierra atractiva para las inversiones. Porque los verdaderos creadores de empleo e impulsores de la actividad económica son ellos, los empresarios.

 

Otra de esas medidas estratégicas fue identificar nuestras fortalezas y debilidades, con el objetivo de producir un cambio en el modelo productivo capaz de exprimir al máximo el potencial andaluz. Un modelo productivo que implique, a la vez, compromiso social. Es decir, un modelo generador de empleo estable y de calidad, sostenible con el medio ambiente y responsable fiscalmente con el territorio.

 

Susana-Diaz-35El año pasado firmamos convenios con grandes empresas como Telefónica, Banco Santander, La Caixa o Endesa que nos han permitido dar pasos de gigante en nuestro empeño por fomentar el empleo -sobre todo dirigido a los jóvenes-, el emprendimiento y la inversión en nuestra tierra.

 

Estoy convencida de que en esta alianza entre la iniciativa pública y la privada sale ganando Andalucía y, especialmente, los andaluces y andaluzas que merecen las mejores oportunidades.

 

Desde el Gobierno andaluz, en el ámbito de nuestras competencias, hemos puesto en marcha medidas para reducir trabas burocráticas e incentivar a las pymes. También hemos movilizado cerca de 1.000 millones de euros en planes para frenar el desempleo, que unidos a las próximas convocatorias de empleo público (como las 3.000 plazas para sanidad, la mayor oferta del país), constituyen algunos de los estímulos con los que comenzamos este año.

 

Queremos, además, seguir apostando por la internacionalización de nuestras empresas y hacer realidad un gran pacto andaluz por la innovación y el emprendimiento. Es decir, una gran alianza por el progreso económico y social andaluz, por el empleo y la competitividad.

 

A este nuevo tiempo también se incorpora Europa. La Unión Europea parece abandonar por fin sus políticas equivocadas de austeridad a ultranza y haber entrado en la senda de la inversión productiva, la apuesta por el sector público y la colaboración con el privado.

 

La agenda de la Comisión Europea para este período contempla un Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas, garantizadas con dinero público, para movilizar 315.000 millones de euros, y que cuenta con la colaboración de todas las administraciones y actores privados. Este plan, presentado por el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, es sin duda una oportunidad que Andalucía y España tienen que aprovechar. Se trata de abordar con seriedad, de una vez por todas, el drama del desempleo y combatir la brecha de la desigualdad que se ha ensanchado entre el Norte y el Sur como consecuencia de la prolongada crisis.

En este nuevo escenario tenemos que conseguir que Europa mire al Sur, que mire a las regiones del Sur, porque somos los que hemos sufrido con mayor virulencia las consecuencias de la crisis.

 

El Gobierno andaluz ha presentado proyectos, por un presupuesto total de 13.000 millones de euros, que tienen encaje en esta nueva política, como el tramo ferroviario Algeciras-Bobadilla, el corredor de la Costa del Sol o planes de eficiencia energética.

 

Los territorios que más han sufrido la crisis necesitan que Europa les tenga en cuenta. Es fundamental que se produzca una reunificación social. Es decir, el plan Juncker se enfoca de forma preferente al empleo, pero tiene un trasfondo social que implica poner la UE de nuevo al servicio de las personas y no del capital.

 

Andalucía tiene futuro, capacidad y ganas de sacudirse esta crisis. Y cuando lo hagamos, que confío en que sea bien pronto, tenemos que estar en las mejores condiciones para aprovechar el momento y relanzarnos con fuerza hacia ese futuro que, a la velocidad que vamos, es un presente continuo.

 

Como presidenta de Andalucía me comprometo a seguir orientando todos los recursos públicos de los que disponemos a la generación de empleo y la reactivación económica en alianza con Europa, con el sector privado y con toda la sociedad. Porque, estoy segura, todos estos esfuerzos redundarán en mejor y mayor riqueza económica y social para la Andalucía de progreso que todos queremos construir.

 

Susana Díaz Pacheco

Presidenta de la Junta de Andalucía

@_ susanadiaz