El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, han abogado este martes por mejorar las relaciones entre sus respectivos gobiernos, un “esfuerzo” que se ha topado en estos últimos años con altibajos.

Reunidos en la ciudad rusa de Sochi los dos ministros de exteriores discreparon sobre Venezuela y discutieron sobre control de armamento nuclear, lucha antiterrorista y la actuación en Ucrania, Afganistán y Siria.