Miles de hondureños que marchaban en caravana hacia Estados Unidos comenzaron a retornar a su país este lunes (18.01.2021), luego de ser contenidos y reprimidos en Guatemala por la policía, postergando por ahora sus sueños de mejorar sus condiciones de vida.

Un contingente policial y militar avanzó sobre la masa que estaba apostada desde el fin de semana en el poblado de Vado Hondo (este), logrando que muchos migrantes retrocedieran y otros corrieran hacia los lados, dispersándose en toda el área.

En ese momento unas 4.000 personas permanecían en el grupo, de las 9.000 que se estima ingresaron con la caravana. En el desalojo, varios de los caminantes lanzaron piedras a la Policía, que respondió con gas lacrimógeno y siguió empujándolos hacia la frontera con Honduras, a 50 kilómetros de allí.

Otros 800 migrantes fueron contenidos en un pueblo vecino, y los que se dispersaron eran detectados y devueltos.

Las fuerzas de seguridad actuaron tras agotar un diálogo con los migrantes, a quienes se les pidió despejar el camino y permitir el paso del transporte de carga, varado en la frontera. El ambiente ya estaba pesado el domingo, cuando el grupo fue reprimido con gases y aporreados por militares.