cernicalo_primilla2_mLos censos realizados durante 2016 por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio para conocer el estado de conservación de la población de cernícalo primilla en Andalucía han confirmado la presencia de un total de 2.500 parejas en la región, un 50% menos que en 2012, año en el que se censaron 5.000 parejas.

Un análisis preliminar parece indicar que las razones de este declive tan drástico y generalizado, que afecta a las poblaciones de Andalucía hasta el sur de Francia, podría deberse en parte a una mala supervivencia de la especie en sus cuarteles de invernada en África, y no a una degradación global de su hábitat de alimentación (estepas cerealistas fundamentalmente) ni a la modificación generalizada de los lugares donde ubica sus colonias de cría, especialmente edificios habitados como iglesias o construcciones rurales. De hecho, el seguimiento de las aves marcadas a lo largo de todo el país indica un descenso del regreso de aves adultas para criar a sus colonias tras la migración.

Ante este declive es clave conocer si estos datos se deben a una situación coyuntural, como puede ser un mal invierno, o a casos muy puntuales en la invernada con consecuencias graves. En este sentido, cabe destacar que numerosas publicaciones señalan que las condiciones de los hábitats en las zonas de invernada en el Sahel han empeorado en los últimos años a causa de la sequía asociada al cambio climático y a la sobreexplotación de los acuíferos, un hecho que podría estar afectando a otras especies migrantes que utilizan las mismas áreas.

No obstante, no se pueden descartar otros factores locales relacionados con el medio agrícola como es el uso de nuevos insecticidas, en concreto los neonicotinoides, que han sido relacionados con el declive de las poblaciones de aves insectívoras en medios agrícolas en toda Europa.