El Plan de Impulso a la Movilidad con Vehículos de Energías Alternativas (Plan Movea) ha repartido 9.258.646 euros en ayudas para la adquisición de vehículos de energías alternativas en 2017, de los que 202.196 se han utilizado para la instalación de puntos de recarga.

El perfil del beneficiario medio de las ayudas ha sido el de un particular que ha adquirido un turismo eléctrico nuevo. Comunidad de Madrid, Cataluña, y Comunidad Valenciana lideran las compras gracias a la iniciativa.

La mayoría de los vehículos adquiridos a través del programa han sido los impulsados a través de energía eléctrica (67%), los que funcionan con Gases licuados del Petróleo (GLP) han representado un 21%, y los de Gas Natural un 12%. El 96% de las reservas corresponden a vehículos nuevos y el resto a vehículos usados con menos de nueve meses de antigüedad. La vida media de los automóviles a achatarrar es de 16,5 años.

Por comunidades autónomas, la Comunidad de Madrid ha sido la que más solicitudes validadas ha obtenido con 1.093, le sigue Cataluña con 590 y la Comunidad Valenciana con 171. Tras ellas, Andalucía (97), Castilla y León (72), País Vasco y Canarias (68) y Galicia (66).

Por la naturaleza jurídica de los beneficiarios, ha sido mayoritarias las peticiones de particulares (1.349), seguidas de empresas con 895.