El Banco de España prevé una caída “sin precedentes del PIB” en 2020 y posterior recuperación, bajo una “elevada incertidumbre”

El Banco de España ha actualizado sus proyecciones macroeconómicas hasta 2022. La institución contempla varios escenarios: uno de “recuperación temprana” y otro de “recuperación gradual”. En el caso de “recuperación temprana”, el PIB español caería un 9% este año, y repuntaría un 7,7% y un 2,4%, respectivamente, en 2021 y 2022. Bajo el escenario de “recuperación gradual”, la reactivación económica sería más lenta, de modo que el producto retrocedería en 2020 un 11,6%, y pasaría a crecer un 9,1% y un 2,1% en cada uno de los dos años siguientes.

Por su parte, la tasa de paro presentaría un aumento “muy significativo” este año (hasta el 18,1% de la población activa, en el escenario de “recuperación temprana”, y el 19,6%, en el de “recuperación gradual”), y posteriormente mostraría un “cierto descenso”.

Mientras, el déficit público escalará a una horquilla de entre el 9,5% y el 11,2% este ejercicio y entre el 5,8% y el 6,8% el próximo; y la deuda pública oscilará este año entre el 114,5% y el 119,3% del PIB, para situarse entre el 11,7% y el 115,9% en 2021.

El Banco de España apunta que la situación de enorme incertidumbre actual “no permite descartar escenarios de riesgo más desfavorables”, que podrían registrarse en un contexto de una evolución epidemiológica “más adversa de lo esperado”, que, a su vez, conllevaría efectos contractivos “más persistentes” sobre la actividad económica.

En este escenario de riesgo, el retroceso del PIB en 2020 alcanzaría el -15,1%. Los riesgos sobre la senda de inflación se encontrarían también orientados predominantemente a la baja, y  resultarían, “fundamentalmente, de la mayor debilidad que la demanda podría presentar en este escenario de desarrollos epidemiológicos más adversos y de un potencial desanclaje de las expectativas de inflación”.