Tanto Ucrania como Occidente siguen considerando a la península parte del territorio ucraniano

El presidente ruso, Vladímir Putin, inauguró este jueves la principal autopista de la anexionada península de Crimea y recorrió uno de sus tramos a bordo de una limusina presidencial.

La autopista posee hasta los momentos 250 kilómetros de extensión, desde el puente de Crimea que une la península con la ciudad de Kerch hasta Sebastopol y reduce a la mitad el tiempo de viaje. Declarada de importancia federal, se espera que las obras de la autopista concluyan a fines de 2023. El costo de las obras asciende hasta la actualidad a 150.000 millones de rublos, unos 1.600 millones de euros.

En mayo de 2018 Putin inauguró el tramo automovilístico por el puente de Crimea sobre el estrecho de Kerch, el más largo de Europa con sus 19 kilómetros, con el fin de romper el aislamiento de la península. Y a fines de 2019 se inauguró también el tramo ferroviario por el puente, condenado tanto por Ucrania como por Occidente, que siguen considerando a la península parte del territorio ucraniano.