Ocho miembros del personal de la Fuerza de Tarea Marítima de la Misión de la ONU en el Líbano resultaron con heridas graves cuando la ola expansiva alcanzó su buque, que estaba atrancado en el puerto, y varios más tuvieron lesiones más leves.

Todas las víctimas entre los cascos azules son del contingente de Bangladesh, y actualmente se está realizando una evacuación médica.

Según el Departamento de Seguridad de la ONU, otros miembros del personal de la Organización y sus dependientes sufrieron heridas leves en la explosión y se ha aconsejado a todos los trabajadores que permanezcan en sus hogares.