El pleno de la Eurocámara ha aprobado este martes un nuevo protocolo de pesca, acordado entre la Unión Europea y Mauricio, que permitirá faenar en aguas del Océano Índico a 86 barcos comunitarios, entre ellos atuneros vascos y palangreros gallegos. La recomendación de votar a favor ha sido defendida por el socialista español Antolín Sánchez Presedo, que considera que el protocolo firmado es “equilibrado y cubre los intereses de ambas partes”.

El acuerdo, que tendrá una vigencia de tres años, permitirá la pesca de 5.500 toneladas por parte de 86 barcos comunitarios. Entre los beneficiados, se encuentran 41 buques cerqueros atuneros del País Vasco, aunque con buena parte de su tripulación proveniente de Galicia, Francia, Italia y Reino Unido. Los otros 45 barcos con licencia para faenar en Mauricio serán palangreros de superficie, con base en los puertos gallegos de Vigo y A Guarda, Francia y Portugal.

La flota europea, que no faena en aguas de Mauricio desde la finalización en 2007 del último acuerdo pesquero, tendrá de nuevo acceso exclusivo a los recursos pesqueros del Estado insular junto a los pescadores locales. Como contrapartida, Mauricio recibirá anualmente 660.000 euros de los presupuestos europeos y otros 35 euros más por cada tonelada capturada, tasa que será abonada por los barcos que soliciten licencia para faenar.

Además, el acuerdo contempla la posibilidad de realizar evaluaciones anuales del estado de las poblaciones, para revisar al alza o a la baja las posibilidades de captura por parte de la flota comunitaria. Esta variación, a su vez, dará lugar a la oportuna revisión de la contrapartida financiera.

Impacto

La Comisión Europea aclara en el acuerdo que el sector pesquero local no faena —debido a su composición— en las aguas en que lo harán los pesqueros europeos (cláusula de 15 millas). Además, según el texto, “los pesqueros de la UE y de Mauricio capturan diferentes variedades de pesca y las capturas de los buques de la UE son de un nivel tal que no suponen una amenaza para la conservación y la explotación sostenible de los recursos pesqueros disponibles”. Según señala el Comité Científico de la Comisión del Atún para el Océano Índico, no hay sobrepesca en la región.

En el texto sí se recogen aspectos positivos como “el fortalecimiento de los sectores pesqueros europeo y mauriciano y sus ventajas para la población local”, pues el sector pesquero y el sector transformador de pesca representan el 2% del empleo nacional de Mauricio, empleando a más de 12.000 personas.

El texto, al que ahora ha dado su visto bueno la Eurocámara, también incluye el deber por parte de los buques de la UE de “dar empleo a un cierto número de marineros mauricianos” y el reconocimiento a Mauricio por su “buen historial de respeto de los derechos humanos y fundamentales y de los principios democráticos”.