El Patronato del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira ha solicitado a la Comisión de Seguimiento del Plan de Conservación Preventiva que estudie en qué medida se puede ampliar el número de visitantes a la cueva original, ya que los datos recopilados con el actual grado de acceso -5 visitantes más dos guías, una vez a la semana-, confirman que el impacto por este factor es mínimo.

También ha pedido que se evalúe modificar el régimen de acceso a la cueva que, desde su puesta en marcha, consiste en el sorteo de cinco accesos entre los visitantes que lo soliciten estando presentes en el museo en dicho momento.

El secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, que ha presidido este martes la reunión del Patronato, ha explicado a los medios de comunicación que el análisis del nuevo modelo de visitas deberán regirse por los principios de acceso igualitario a la cultura y a los criterios que rigen en los museos estatales, como lo es el Museo de Altamira y su cueva, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por UNESCO.​

240214-cuevasaltamiraarch-i220 visitas experimentales en 2015

A lo largo de 2015 se ha continuado el estudio de la presencia humana en la cueva original a través de visitas experimentales, controladas y limitadas, de 5 personas más dos guías a la semana.

En total 220 personas han visitado la cueva original en 2015. El sistema de acceso se produce a través del sistema de selección aleatoria entre los visitantes del Museo que lo hayan solicitado, los viernes de cada mes. El día que más solicitudes se registró fue el 7 de agosto, con 221,  y el día que menos el 18 de diciembre, con solo 22 solicitudes.

El Plan de Conservación Preventiva se puso en marcha tras la reunión del Patronato del Museo de Altamira de septiembre de 2014. El Plan define y articula la estrategia de conservación de la cueva de Altamira, que implica el seguimiento y control permanente de los riesgos que  pueden afectar a este bien cultural, Patrimonio Mundial de la Humanidad.

En la reunión de hoy, se han analizado las actuaciones realizadas y los resultados de los estudios desarrollados, así como las mediciones de condiciones ambientales, biodeterioro y análisis microbiológicos en la cueva.

El Patronato ha concluido que los estudios realizados constituyen una herramienta muy útil y eficaz para la conservación de la cueva, que permite mejorar su conocimiento y conservación, al mismo tiempo que ha acordado la realización de estudios que complementen y profundicen los ya vigentes sobre aspectos como las colonias de bacterias, agua de condensación, soporte pétreo y pintura. Los fenómenos de condensación de agua y la proliferación de bacterias son procesos existentes  y riesgos potenciales conocidos en la cueva que afectan a la conservación de las pinturas. Los estudios, que se incorporarán al Plan de Conservación Preventiva, estarán dirigidos a reforzar las medidas aplicadas para mejorar la conservación de las pinturas paleolíticas de la cueva.