papaEl Papa Francisco recibirá el 28 de septiembre en el Vaticano a Mubarack Hano de 74 años de edad y su esposa Agnese de 68, un matrimonio iraquí expulsados de Kurdistán por el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

El encuentro formará parte de “La bendición de una larga vida”, una jornada dedicada a los ancianos organizada por el Pontificio Consejo para la Familia en la Plaza de San Pedro.

Mubarack y Agnese, ambos cristianos, se casaron en 1965 y tienen 10 hijos, uno de ellos es sacerdote.

El sacerdote iraquí Ghazwan Baho conoce bien al matrimonio, él mismo les dio cobijo en su parroquia en la ciudad de Al Kosh (Irak). “Se refugiaron el mes de julio en mi parroquia, porque su ciudad Qaraqosh, la más cercana a Mosul, fue atacada. Después, en agosto, todos tuvimos que escapar porque atacaron el resto de ciudades cristianas”, explicó el P. Ghazwan el 16 de septiembre en Roma en conversación con ACI Prensa.

Las fuerzas del EI mantuvieron en vilo al P. Ghazwan durante sus últimos meses en el país. El sacerdote iraquí debió finalmente escapar.

El Presidente el Pontificio Consejo para la Familia, Arzobispo Vincenzo Paglia, explicó a ACI Prensa el 16 de septiembre después de una conferencia de prensa celebrada en la Oficina de Prensa de la Santa Sede en Roma, que este testimonio “nos dice que la guerra es realmente horrible e insensata. Estos dos ancianos trabajaron toda su vida para vivir sus últimos años en paz y fueron obligados no solamente a abandonar su país, y no gozar de su vejez, sino que los echaron con violencia. Un mundo así no puede seguir adelante”.

El matrimonio Hano llegará a Roma acompañado por una de sus hijas de 46 años de edad. Lo perdieron todo y quieren compartir los efectos trágicos de la guerra con el Papa Francisco. Su testimonio estará acompañado por un vídeo realizado para la ocasión.

Ese mismo día, el Papa Francisco sostendrá un diálogo con otros grupos de ancianos y concelebrará una Misa por ellos junto a 100 sacerdotes de avanzada edad.

“Como en la familia no se manda en pensión a nadie, tampoco en la Iglesia se manda a los ancianos en pensión”, afirmó Mons. Paglia durante conferencia de prensa. “Será una jornada de atención a los mayores y significativa por nuestra parte”, concluyó.