Lo que pueda hacer yo personalmente o la Iglesia, cuente con nosotros”. El Papa está apostado por la paz en Colombia, y para lograrlo incluso podría involucrarse en primera línea. Él mismo se comprometió a ello con el presidente del país sudamericano, Juan Manuel Santos, con quien se reunió en privado el lunes en el Vaticano. – Entre otras cosas, el obispo de Roma confirmó que visitará Colombia pero no especificó la fecha. “Si firmaran la paz sería determinante para acelerar los tiempos”, señaló Bergoglio, según ilustró Santos.

 

El Presidente de la República de Colombia Juan Manuel Santos visitó el lunes el Vaticano para reunirse con el Papa Francisco en audiencia privada en el Palacio Apostólico.

foto3_900Durante las cordiales conversaciones ambos destacaron las buenas relaciones entre la Santa Sede y la República de Colombia, “haciendo hincapié en la contribución que la Iglesia católica ha dado y continúa asegurando a favor del progreso humano, social y cultural de la población”, según informó un comunicado de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Entre los argumentos analizados, se prestó una atención particular al estado del proceso de reconciliación en curso en el país, a la complejidad de las negociaciones que conlleva, y a las perspectivas que podría abrir el logro de un acuerdo de paz.

Por último, hubo un intercambio de opiniones sobre la situación política y social regional, especialmente acerca de los esfuerzos para promover la estabilidad de los países de la zona, su desarrollo armónico y equitativo, y la promoción de una cultura de la legalidad.

Por su parte, el presidente Santos aseguró en la plaza de San Pedro a algunos periodistas que mantuvo con el Papa Francisco “una conversación muy franca, muy sincera” que duró veinte minutos en la que ambos destacaron “la necesidad de reconciliar a los colombianos, de un país en paz, un país en donde se aprenda a perdonar”.

Al finalizar la audiencia, el Papa le regaló al mandatario colombiano una medalla en bronce de San Martin de Tours que cubre con su manto a los pobres – vulnerables y una copia de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium (la alegría del Evangelio). El presidente Santos le regaló al Pontífice un servicio de vajillas de cerámica realizados en la localidad Carmen de Viboral y una bandera colombiana con una paloma de la paz.