“Hoy, Santa Catalina de Siena, doctora de la Iglesia, patrona de Europa, rezamos por Europa, por la unidad de Europa, por la unidad de la Unión Europea, para que todos podamos avanzar juntos como hermanos”. El Papa Francisco lo dijo al comienzo de la misa de la mañana en la Casa Santa Marta.

Comentando las lecturas en la homilía, dijo también: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros”. Y aquí hay una cosa que puede engañarnos: decir “todos somos pecadores”, como quien dice “buenos días”, “feliz jornada”, una cosa habitual, incluso una cosa social, y así no tenemos una verdadera conciencia del pecado. No: soy un pecador por esto, esto, esto. La concreción. La concreción de la verdad: la verdad siempre es concreta; las mentiras son etéreas, son como el aire, no puedes agarrarlas. La verdad es concreta...”