El Papa Francisco ha hecho llegar una carta personal al presidente de China, Xi Jinping, a través de dos emisarios argentinos: Ricardo Romano, exponente del peronismo, y José Luján, representante de la Academia china de las Ciencias ante Mercosur. Lo ha indicado la web argentina Infobae.

Según la información dada por este medio, la iniciativa sería el resultado de un largo encuentro que tuvo lugar el pasado 3 de septiembre en Santa Marta, en la que además del Papa y los emisarios, estaban presentes el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin y monseñor Dominique Mamberti, el secretario para las Relaciones con los Estados.

Durante la conversación, dedicada a la paz y la justicia en el mundo, el Papa habría dicho: “Yo soy un clínico. He dicho que deseo ir a China, pero sobre los temas de Asia el cirujano es el cardenal Parolin”.

En la carta firmada personalmente por el Pontífice -según se indica en el artículo- invita formalmente a Xi Jinping a visitar el Vaticano para dialogar sobre la paz en el mundo. Según las declaraciones de Romano, en el intercambio de opiniones en Santa Marta, se subrayó la necesidad de establecer vínculo con Pekín “para contribuir a una toma de decisiones de carácter multipolar que garantice un mayor grado de gobernabilidad al servicio de una sociedad mundial más fraterna y con un mayor grado de equidad social”.

Finalmente, en Beijing, tres días después, el gobierno chino comisionó a un diplomático de larga experiencia latinoamericana, organizador de las giras por América del presidente Xi Jinping, y hombre de su total confianza, para recibir la carta “un documento oficial vaticano, sellado y lacrado” de manos de José Luján y Ricardo Romano.