En la ceremonia de traspaso de la presidencia, el presidente palestino aseguró que trabajará en favor del desarrollo, especialmente de los países del sur, lo que incluye acabar con la ocupación extranjera, como la que sufre su pueblo.

El Estado de Palestina ha asumido este martes la presidencia del Grupo de los 77 en una ceremonia celebrada en la sede de la ONU en Nueva York y en la que estuvieron presentes el presidente palestino, Mahmoud Abbas, el Secretario General de la ONU, António Guterres, y la presidenta de la Asamblea General, María Fernanda Espinosa.

Creado en 1964, el G77 es la mayor organización intergubernamental de países en desarrollo dentro de las Naciones Unidas y su misión es suministrar los medios para que los países meridionales  puedan articular y promover de forma colectiva sus intereses , así como mejorar su capacidad negociadora en todos los grandes asuntos económicos y fomentar la cooperación sur-sur.

Abbas centró su discurso en aspectos relacionados con ese desarrollo económico, como la eliminación de la pobreza y la promoción de la cooperación entre naciones meridionales , así como en el pleno disfrute de los derechos humanos, de los que dijo forman parte de ese desarrollo.

El desarrollo humano sostenible es un derecho por el que todos deben luchar, dijo el presidente palestino, quien señaló que tal facultad  ha de ser asegurada y protegida también “para los pueblos que viven bajo la bajo la ocupación colonial extranjera” antes de añadir: “Palestina no puede ser una excepción. Nosotros también sufrimos el yugo de la ocupación extranjera”.

La paz en Oriente Medio, parte del desarrollo universal

En ese contexto, citó el derecho a la autodeterminación y la independencia, y declaró que muchos países en el sur siguen sufriendo guerras, terrorismo y ocupación.

“Palestina confrontará estos desafíos”, destacó antes de agregar que el establecimiento de la paz en Oriente Medio facilitaría el desarrollo universal. Sin embargo, la ocupación de Israel impide este desarrollo, por lo que pidió terminar con la ocupación de acuerdo con las resoluciones de la ONU.

En septiembre pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas eligió a Palestina para presidir durante 2019 al Grupo de los 77. Para tal efecto, la Asamblea le confirió privilegios y derechos adicionales que incluyen hacer declaraciones, presentar propuestas y revisiones, copatrocinar resoluciones y explicar su voto.

El Estado de Palestina, que tiene estatus de Estado observador ante la ONU desde 2012, carecía de tales derechos debido a que éstos se consideran exclusivos de los Estados miembros.

Abbas dio las gracias a numerosas organizaciones y países por haber llevado a Palestina al frente del G77, entre ellos a los países árabes, y “especialmente a las naciones asiáticas”.

En su intervención en la ceremonia de traspaso , Guterres declaró que “el Grupo de los 77 y China ha mostrado un fuerte liderazgo durante 2018 y demostrado una vez más ser una fuerza fundamental en verificar que el multilateralismo es el único camino para abordar los desafíos compartidos”.