Pakistán ha llegado a un acuerdo de asistencia financiera con el Fondo Monetario Internacional por valor de 6.000 millones de dólares (unos 5.340 millones de euros al cambio actual), han informado fuentes oficiales.

El desembolso, que llega en medio de una posible crisis de pagos a causa del déficit comercial y a una escasez de divisas, se realizará en un plazo de tres años.

El primer ministro de Pakistán, Imran Khan, anunció su intención de entrar en conversaciones con el FMI para lograr asistencia financiera poco tiempo después de llegar al poder, en julio del año pasado.

El objetivo del programa es apoyar a las autoridades de la nación a lograr “un crecimiento más equilibrado reduciendo los desequilibrios internos y externos”. No obstante, el acuerdo todavía debe ser aprobado por el comité ejecutivo del FMI.

Pakistán arrastró un déficit comercial de 17.990 millones de dólares (16.000 millones de euros) en el año fiscal 2017-18, cifra que se situó en 12.400 millones de dólares (11.000 millones de euros) el año fiscal 2016-17 y en 4.900 millones de dólares (4.360 millones de euros) el anterior, de acuerdo con datos del Buró de Estadísticas de Pakistán.

La situación en realidad es una repetición de las anteriores elecciones de 2013, cuando dos meses después de la toma de posesión del nuevo Gobierno el FMI anunció un paquete de ayudas de 5.300 millones de dólares para reactivar su maltrecha economía. Pakistán terminó de devolver ese paquete de ayudas en octubre del año pasado, la primera vez que el país asiático reembolsaba al completo un préstamo del FMI.