India revocó el estatus especial de su territorio en la Cachemira del Himalaya, conocida como Jammu y Cachemira, el 5 de agosto y tomó medidas para mitigar los disturbios generalizados mediante el cierre de las comunicaciones y la limitación de la libertad de movimiento.