Lo han comunicado el lehendakari vasco, Íñigo Urkullu, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en sendas comparecencias.