El objetivo es validar un panel de biomarcadores que diferencien el ictus isquémico del hemorrágico con una simple gota de sangre

El proyecto, conocido como BIO-FAST, nace en colaboración entre el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS), los hospitales Virgen Macarena y Virgen del Rocío y el Instituto de Investigación Vall d´Hebron en Barcelona y está liderado por Joan Montaner.

Este estudio, financiado en parte por el ISCIII a través del proyecto de desarrollo tecnológico en salud DTS 19/00135, es el primero a nivel mundial en intentar el diagnóstico del ictus mediante técnicas rápidas de Point-of-Care en la ambulancia. Para ello, cuenta con un amplio equipo de investigación entre médicos y enfermeros de atención primaria y urgencias, neurólogos y equipos móviles.

Las terapias de reperfusión de la arteria ocluida en las primeras horas tras el ictus son el único tratamiento útil para los pacientes con el subtipo de ictus isquémico. La efectividad de estas estrategias depende en gran medida del tiempo y la necesidad de realizar técnicas de neuroimagen (TAC craneal) para diferenciar entre un ictus isquémico y uno hemorrágico, lo que hace que sea imposible tratar al paciente a nivel prehospitalario.

El objetivo del estudio BIO-FAST es validar un panel de biomarcadores que diferencian el ictus isquémico y el hemorrágico con una simple gota de sangre mediante técnicas de POC. Los expertos saben que administrar los tratamientos de reperfusión en la primera hora tras el inicio de los síntomas (“hora de oro” o “golden hour”) se asocia a duplicar las probabilidades de que el paciente quede asintomático, a triplicar las probabilidades de que quede independiente y reduce por cuatro la tasa de mortalidad. Por ello, buscar estrategias fuera de los hospitales se hace cada vez más necesario.

Desde su inicio el pasado noviembre más de 30 pacientes han sido ya reclutados dentro de la fase piloto. Si se supera esta fase, se iniciarán otras que finalmente permitirían realizar un ensayo clínico, tratando con fármacos trombolíticos al paciente con ictus isquémico identificado con los biomarcadores BIOFAST, en la misma ambulancia.

Entre los equipos que participan, se destacan los pertenecientes al Distrito Sanitario Aljarafe-Sevilla Norte, tanto equipos móviles y Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) de Sevilla Norte (Lora del Río, Carmona, Cantillana, San José de la Rinconada y Cazalla de la Sierra), equipos móviles y SUAP de Aljarafe (Coria, Camas, San Juan de Aznalfarache, Pilas, Sanlúcar la Mayor, Castilleja de la Cuesta y Mairena del Aljarafe), y los del 061-EPES. Además colaboran los del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe y Hospital de Alta Resolución de Sierra Norte, recién incorporado al proyecto